institucional

Sumar acciones con perspectiva de género para sumar equidad.

FUNDAMENTO

El advenimiento de la modernidad y la industrialización trajo aparejado grandes transformaciones en las sociedades occidentales. En el ámbito de la producción se fue cristalizando una división sexual del trabajo, mediante la cual se asignaron esferas y tareas diferenciadas en función del género. En líneas generales, a las mujeres se les asignó el trabajo doméstico en el ámbito privado y a los varones al trabajo remunerado en la esfera pública.

Si bien, en las últimas décadas, hubo una sostenida incorporación de las mujeres en el mercado de trabajo, esto no se tradujo en mayor igualdad.

El trabajo es una herramienta fundamental para la movilidad social, pero tanto la inserción como la permanencia en el mercado laboral, se halla condicionada por un sinnúmero de factores, entre ellos, las desigualdades de género. Podemos  mencionar en este sentido, la existencia de barreras visibles e invisibles para las trabajadoras, constatándose asimetrías con los varones, que dan por resultado diferentes problemáticas, algunas son:

  • Mayores tasas de desempleo e informalidad.
  • Brecha de género, según datos de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), las mujeres ganan en promedio 25 por ciento menos que los varones.
  • Techo de cristal, aún con mayor nivel de instrucción, el porcentaje de mujeres en cargos de jerarquía y puestos de liderazgo es mínimo.
  • Paredes de cristal, subsisten mecanismos invisibles que impiden que haya movimientos horizontales de trabajadoras hacia ocupaciones asociadas con “lo masculino”.
  • Trabajo no remunerado, las mujeres son las principales responsables del trabajo doméstico y de cuidado.

Así, lejos de hallar espacios laborales equitativos y seguros, las mujeres se insertan en ámbitos laborales fuertemente desiguales, que las exponen a situaciones de discriminación y violencia respecto de sus pares. 

Además, reconocemos la existencia de patrones socioculturales que rigen en nuestra sociedad, que inciden y desaniman la incorporación de nuevas prácticas sensibles al género impidiendo la generación de oportunidades necesarias que permitan a las mujeres mejorar su situación en el mercado de trabajo, entre ellas podemos mencionar:  la naturalización de roles y estereotipos de género, la falta de perspectiva de género en las organizaciones, la ausencia de políticas específicas que fomenten la equidad de género, entre otras situaciones que agravan las violencias que sufren las mujeres en esas múltiples opresiones.

La Organización Internacional del Trabajo indica que la violencia laboral “… trata de una cuestión de derechos humanos, y afecta a las relaciones en el lugar de trabajo, al compromiso de los/as trabajadores, a la salud, a la productividad, a la calidad de los servicios públicos y privados, y a la reputación de las empresas. Tiene repercusiones en la participación en el mercado de trabajo y, en particular,  puede impedir que las mujeres se incorporen al mercado de trabajo, especialmente en los sectores y trabajos dominados por los hombres, y permanezcan en el mismo. La violencia puede socavar la toma democrática de decisiones y el Estado de derecho” (OIT, 2016).

La violencia en el ámbito laboral genera un sinnúmero de consecuencias en la vida de las personas, por ello desde Suma Equidad, trabajamos para transformar la realidad en los diferentes ámbitos de la vida social, mediante distintas acciones integrales orientadas a la construcción de la equidad de género y con ello alentar la generación de espacios saludables de trabajo.

NUESTRA Misión

Somos un equipo de mujeres con experiencia, nos impulsa la idea de trabajar para lograr una sociedad con igualdad de oportunidades para todas las personas en el ámbito laboral con el objetivo de lograr trabajadoras/es y organizaciones eficientes.

Impulsamos estrategias de revisión de prácticas laborales, aportamos líneas de acción que fomenten ámbitos de trabajo con buenas prácticas y cultura inclusivas.

Lo diferencial de nuestros servicios es la incorporación de la perspectiva de género, herramienta que transversalizamos en todas las estructuras organizacionales, ya sean públicas y/o privadas.

Lograr igualdad de oportuni-dades

Sumar género para sumar equidad.

NUESTRA VISIÓN

Erradicar los estereotipos sociales y roles desigualadores entre las personas es nuestro propósito como Equipo.

Deseamos que esta sumatoria amplíe horizontes y promueva prácticas laborales equitativas, justas, no discriminatorias. Esta potencia nos permite desafiar y cruzar los límites de lo que somos, de lo que hacemos y deseamos para desplazar toda posición diferencial o desigual entre las personas

Aspiramos a escuchar más voces, más versiones y más propuestas diversas para sumar género, para sumar equidad.